jueves, 6 de enero de 2011

Reseña de Enrique Pérez Díaz sobre El detective Perrín

“Detective a la fuerza”
(reseña)

Por Enrique Pérez Díaz.
Cubaliteraria, 2004

La Editorial Gente Nueva, en su colección de libros pequeños, acaba de publicar el volumen El detective Perrín acude al llamado, del joven autor Luis Rafael, quien con audacia y humor explora en los a veces inciertos caminos de la literatura policial para las primeras edades. De los ocho cuentos –El trágico suceso, El pastel de guayabas, Cumpleaños de Cotico, El robo de la correspondencia, El extraño caso, El misterioso robo, El fantasma y El Detective Perrín acude al llamado, que titula el volumen ilustrado por Rosa Salgado y con edición de Norma Padilla– varios de ellos habían sido publicados hace unos años por la editorial Capitán San Luis en su colección Minimisterios y ya habían tenido gran aceptación entre la pequeña grey. Perrín –un pequeño perro detective, que unas veces accidentalmente y otras requerido por los atribulados animalitos, llega a la escena del "crimen"– se capta desde el primer momento la atención de los lectores, no sólo por lo ingenuo y casi coloquial de su trazado literario, sino por el modo natural y expedito en que consigue desentrañar las aparentemente complicadas tramas de cada caso, que van desde el casi "trágico" robo de un pastel de cumpleaños, la pérdida de un pequeño cotorrito muy curioso, hasta la aparición de un "terrible fantasma" que aterroriza a la apacible localidad campestre donde se desarrollan estas aventuras. Pese a la sencillez de las historias, el autor consigue una digna caracterización de personajes como el gato, la chiva, Cotico, su primo el cotorrito gordo y el propio detective Perrín, quien, a guisa de un Sherlock Holmes del mundo infantil, eternamente consigue dar un adecuado punto final a simpáticos misterios que parecían insolubles. Luis Rafael sigue una tradición animista iniciada hace unas dos décadas por Julia Calzadilla Núñez con su libro La increíbles andanzas de Chirri, donde ya se contaban las aventuras de un duende, un sinsonte y una hormiga en pos de los misterios más cotidianos como perturbadores de su universo naive. Esperemos que el estímulo de ver esta selección de cuentos de su primer detective profesional, que tanto promete gustar a los pequeños, hagan al autor motivarse y escribir nuevas aventuras de Perrín, en las que explore por misterios más perturbadores, escenarios más peligrosos y quizás al encontrarse con una perrita investigadora como él, hasta consiga adentrarse en el siempre prometedor y misterioso mundo del amor...