miércoles, 3 de diciembre de 2008

Rinconete: Juan Clemente Zenea, el poeta mártir

Centro Virtual Cervantes

Rinconete > Literatura
Jueves, 4 de diciembre de 2008
LITERATURA



Juan Clemente Zenea, el poeta mártir


Por Luis Rafael

Nacido en la ciudad de Bayamo, en el Oriente de Cuba, Juan Clemente Zenea (1832-1871) viajó, leyó, se apasionó, sufrió el exilio y compuso una obra poética que por su sensibilidad, hondura lírica y estilo depurado, podemos considerar anticipadora del Modernismo hispanoamericano.

Desde su libro Cantos a la tarde (1960), se revela poeta intimista, ajeno a las grandilocuencias del primer romanticismo. Por eso su obra suele inscribirse en la llamada «reacción del buen gusto» o segunda generación romántica, opuesta a los excesos de los poetas quejumbrosos. Su literatura aporta amplitud de motivos y de influencias, antaño limitadas a los escritores peninsulares; y asimila los logros formales y tonales de sus contemporáneos franceses, alemanes, ingleses y norteamericanos. Lamartine, Schiller, Musset, Longfellow son algunos de los autores que tradujo a nuestra lengua y de donde capta una lírica «sin retoricismos», que abría las sendas de la sensibilidad parnasiana, simbolista y modernista.

Distinguen a la poesía de Zenea un tono sentimental conducente al intimismo y una sensibilidad inusitada para atrapar en versos la sutileza de los paisajes, por lo que Cintio Vitier ha señalado que Luisa Pérez de Zambrana y Juan Clemente Zenea «consuman el proceso de interiorización del tono, llevando a su plenitud las esencias criollas y cubanas de nuestro romanticismo». En una estrofa de «Las sombras», hallamos una estampa que nos habla de su lirismo precursor de nuevas actitudes estéticas: «Arpa sonora del monte, / la palma, entona un susurro, / y al blando peso del ave / su rama encorva el arbusto».

Repasando los relumbres de su poesía —cierto que desigual en el esmero estilístico pero enrumbada hacia su depuración— vislumbramos la simiente que cultiva más adelante Julián del Casal, quien comparte con Zenea la preferencia por la literatura gala y el destino desdichado. Porque si Casal murió joven a causa de una enfermedad, también Zenea tuvo un final prematuro, pero como consecuencia de un entramado absurdo digno de alguna obra kafkiana. Los historiadores relatan que decidió dejar Nueva York para, con salvoconducto español y en gestiones de paz, entrevistarse con Carlos Manuel de Céspedes, líder del alzamiento revolucionario del 10 de octubre del 1868. Apresado por las autoridades coloniales cuando pretendía retornar a los Estados Unidos, el poeta fue trasladado a La Habana, condenado a la pena capital y siete meses después fusilado en la fortaleza de La Cabaña. ¿Era Zenea un doble agente? ¿Agente de la corona o patriota? Existe aún debate, todavía surgen documentos acusatorios o expiatorios. Sin embargo, Juan Clemente Zenea tituló Diario de un mártir su último libro, compuesto en prisión cuando sabía irrevocable la condena a muerte.

Como Firma Invitada en la Sección Rinconete del Cervantes Virtual (URL http://cvc.cervantes.es/el_rinconete/) ha publicado, además, los siguientes artículos:

El revolucionario padre Félix Varela, 13 de noviembre de 2008
El poeta Roberto Méndez, 14 de octubre de 2008
Reynaldo González, el novelista que regresa, 10 de septiembre de 2008
Las «cuatro estaciones» de Leonardo Padura, 7 de agosto de 2008
José Kozer, abanderado de la literatura «neomodernista», 23 de julio de 2008
Abelardo Estorino, irreverente y original, 14 de julio de 2008
Miguel Barnet y la «novela testimonio», 13 de junio de 2008
Aida Bahr y el universo femenino, 16 de mayo de 2008
Agustín Acosta, poeta de transición, 9 de abril de 2008
Virgilio López Lemus, trabajador de la palabra, 24 de marzo de 2008
Senel Paz, entre la fresa y chocolate, 12 de febrero de 2008
El bueno de Salvador Bueno, 11 de enero de 2008
Reinaldo Arenas, un escritor atormentado, 20 de diciembre de 2007
Luisa Pérez Zambrana, entre el dolor y la poesía, 23 de noviembre de 2007
Jesús Díaz y sus «años duros», 5 de octubre de 2007
La «desavenencia» de Manuel Feijoo, 17 de septiembre de 2007
Enrique Díaz Pérez, organizador y escritor, 4 de septiembre de 2007
Manuel Zequeira y la fundación de una poesía cubana, 16 de agosto de 2007
La multiplicidad de Virgilio Piñeira, 2 de agosto de 2007
Rubén Martínez Villena, poeta martiano y revolucionario, 17 de julio de 2007
Plácido, el poeta artesano, 2 de julio de 2007
José Jacinto Milanés, poeta y dramaturgo de la Atenas de Cuba, 7 de junio de 2007
Lino Novas Calvo, un pionero de la narrativa, 9 de mayo de 2007
Félix Pita, el Marco Polo cubano, 19 de abril de 2007
Enrique Labrador Ruiz, el eterno vanguardista, 12 de abril de 2007
Carlos Montenegro, un escritor hijo del presidio, 29 de marzo de 2007
Mirta Aguirre, precursora de los estudios feministas, 8 de marzo de 2007
Alfonso Hernández Catá: español y cubano, 2 de febrero de 2007
Roberto Fernández Retamar y su Calibán, 24 de enero de 2007
Pablo de la Torriente Brau, internacionalista y martiano, 3 de enero de 2007
Eduardo Heras León, el Maestro, 14 de diciembre de 2006
Fina García Marruz, oculta y significativa, 13 de noviembre de 2006
Dora Alonso, un clásico de la literatura para niños, 23 de octubre de 2006
Juan Cristóbal Nápoles Fajardo, «El Cucalambé», 5 de octubre de 2006
Cintio Vitier y Lo cubano en la poesía, 28 de septiembre de 2006
Bonifacio Byrne y su poema «Mi bandera», 14 de septiembre de 2006
Gertudis Gómez de Avellaneda, cubana y Peregrina, 28 de agosto de 2006
Onelio Jorge Cardoso, 8 de agosto de 2006
Nicolás Guillén, entre la tradición y la vanguardia, 25 de julio de 2006
Lydia cabrera y sus Cuentos negros, 5 de julio de 2006
José Lezama Lima y la integridad intelectual, 4 de junio de 2006
Hemingway y Cuba (II), 18 de mayo de 2006
Hemingway en Cuba (I), 9 de mayo de 2006
Fernando Ortiz, tercer descubridor de Cuba, 4 de abril de 2006
Eliseo Diego y la necesidad de la poesía, 30 de marzo de 2006
Dulce María Loynaz: entre el mito y la realidad, 13 de marzo de 2006
Guillermo Cabrera Infante, un clásico de la literatura, 1 de febrero de 2006
Fray Alonso Gregorio de Escobedo y su poema La Florida, 17 de enero de 2006
El Príncipe Jardinero y El Fingido Cloridano, 2 de enero de 2006
Cirilo Villaverde y su Cecilia Valdés, 1 de diciembre de 2005
Alejo Carpetier y lo real maravilloso americano, 24 de noviembre de 2005
El poeta Silvio Rodríguez o la lírica con lira, 10 de noviembre de 2005
Julián del Casal y la pureza, 20 de octubre de 2005
La precoz y desdichada Juana Borrero, 3 de octubre de 2005
José María Heredia, el poeta que edificó la patria, 22 de septiembre de 2005
José Martí, un clásico poco conocido, 25 de agosto de 2005




Centro Virtual Cervantes
© Instituto Cervantes, 1997-2008. Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es